WORKFLOW

REDISEÑO DE PROCESOS

¿Existe una solución para rediseñar procesos que produzca grandes cambios en corto tiempo y en forma realmente participativa?

TQSD es la solución para el rediseño de sus procesos de negocio, cubriendo desde el análisis de la situación actual hasta la puesta en marcha del nuevo proceso mediante la implementación de una verdadera red de compromisos. La intervención asegura “lograr cambios con sentido”, mutando el rol de las personas involucradas, de meros espectadores al de generadores y conductores del cambio.

BENEFICIOS

+  Desarrollar cambios de gran magnitud en sus procesos con un bajo riesgo.
+  Convertir un conjunto de personas en un verdadero grupo de trabajo

+ Aumentar la eficacia de los procesos analizados, mejorando,
justamente, los vínculos con los clientes y proveedores externos.
+ Facilitar la integración de los conocimientos que están dispersos en las personas.

El rediseño de procesos también se utiliza con los siguientes fines:

+ Implementar una Red de Compromisos.
+ Procesos de Calidad, 6Sigma, ISO 9000/14000/18000, entre otros.

+ Implementación de Sistemas Integrados ERP.
+ Implementación de workflow.

VENTAJAS

+ Integra las corrientes teóricas de la Calidad, el Comportamiento Humano y la Tecnología Informática, generando un proceso de transformación participativo y alineado.
+ Genera automáticamente los nuevos flujogramas, diagramas de interacción entre roles y el árbol de necesidades (trazabilidad del proceso).
+ Flujogramas, Árbol de Necesidades y Redes de trabajo.
+ Procesos implementados y funcionando.

+ Vectores de cambio que triangulan los lineamientos de la dirección y las necesidades del cliente.
+ Rediseño Participativo con todos los actores mediante negociación y consenso permanente.
+ Diseño inverso de los procesos, desde el final hacia atrás evitando recaer en la rutina y aprovechando todo el conocimiento disperso.
+ Documentación y graficación asistida (software inteligente) que genera

Utilizando la Metodología TQSD ® , para lograr el Rediseño de los Procesos de negocio, cubriendo desde el análisis de la situación actual hasta la puesta en marcha del nuevo proceso, se realiza la siguientes fases:

Sensibiliza, “rompe el hielo”, permite compartir y comprender las variables fundamentales del comportamiento humano convirtiendo un conjunto de personas en un verdadero grupo de trabajo.

Crea en forma grupal y concurrente una imperiosa necesidad de cambio. Se trabaja con el paradigma Cliente Proveedor y se obtiene una Radiografía del estado actual de los procesos en forma gráfica: diagramas arañas (individuales), marañas (grupales), flujogramas y relaciones con los externos, todo esto en los distintos niveles de la organización.

El Marco Límite del cambio logra explicitar, en un documento, un mensaje claro y conciso desde la alta dirección sobre el grado o nivel de cambio a introducir en la organización. Es el “El potenciómetro del cambio” dado que es el control que tiene la dirección de cuanto y hacia donde quiere que la organización cambie.
En los Acuerdo con externos buscamos mejorar los vínculos con los clientes y proveedores externos. Mediante reuniones de indagación y análisis se logran establecer nuevos protocolos de relación o los bien llamados “momentos de la verdad”.

En esta fase se busca obtener el proceso idealizado que permita alcanzar los momentos de la verdad acordados con los externos, dentro del marco estratégico propuesto por la dirección. Porque sólo identificando la cadena cliente-proveedor interna, necesaria para alcanzar esos objetivos, seremos eficientes

La real puesta en marcha sólo se logra con el compromiso de las personas. Ahora que está claro lo que tenemos que hacer, como coordinarnos y alinearnos para lograr los objetivos, entramos en el mundo de la acción: hacer que las cosas pasen, cumplir con los compromisos. Esto se logra a través del workflow que se parametriza una vez finalizado el Rediseño.